A la hora de comenzar una actividad empresarial, ¿Qué tipo de empresa nos interesaría constituir?

Artículo publicado el 12 de julio de 2013, en el periódico digital  “La nueva Ruta del Empleo”

 

Una de las primeras preguntas que nos hacemos cuando decidimos crear un negocio es ¿qué forma jurídica de las previstas legalmente se ajusta mejor a nuestro proyecto?

La forma jurídica nos identifica legalmente ante la Administración, clientes y proveedores.

Para decidirnos por alguna de ellas lo primero que debemos hacer es un riguroso estudio de las características y necesidades de nuestro proyecto, y para ello, debemos atender a varios criterios:

-La personalidad que queremos adoptar: física o jurídica.

-El número de socios que vamos a formar parte del negocio.

-El capital que vamos a aportar.

-Lo tipos de socios que queremos formar parte, es decir, trabajadores o no trabajadores.

-La complejidad de la Constitución y funcionamiento de la sociedad.

-El régimen fiscal: Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas “IRPF” o el Impuesto de Sociedades “IS”.

-Y la responsabilidad de los socios.

 

A continuación vamos a analizar las principales formas jurídicas de empresa y sus características:

1º) Empresario individual:

Se trataría de una persona física que de forma habitual, personal, directa y por cuenta propia realiza una actividad económica o profesional.

Las principales características son:

-Menores costes, no requieren capital mínimo.

-Sólo un socio

-Rapidez y sencillez en los trámites

-La responsabilidad de los socios es ilimitada, por lo que responden con su patrimonio personal de las deudas originadas por su actividad económica

-Tributan a través del IRPF

 

 

 

2º) Sociedad Civil:

Es la unión de 2 o más personas, las cuales se obligan a poner en común dinero, bienes o industria con el objetivo de repartirse las ganancias.

Principales características:

-Denominación es libre, con el añadido de “Sociedad Civil Particular” o “SCP”.

-No existe capital mínimo a aportar.

-Mínimo dos socios.

-Responsabilidad ilimitada de los socios.

-La tributación de cada socio por IRPF

 

3º) Sociedad Limitada o de Responsabilidad Limitada:

Las principales características de esta sociedad son:

-La denominación de la sociedad incluirá, al final, la indicación “Sociedad de Responsabilidad Limitada” o “Sociedad Limitada”, o las abreviaturas “SRL” O “SL”

-El capital estará dividido en participaciones sociales, y no será inferior a los 3.000 euros, íntegramente suscrito y desembolsados en su constitución.

-Necesario un mínimo de un socio.

-La responsabilidad es limitada a su aportación en la empresa.

-La tributación es a través del Impuesto de Sociedades (IS)

-La gestión es bastante sencilla

 

4º) Sociedad Limitada de Nueva Empresa:

Tiene las mismas características que la anterior salvo por:

-Denominación formada por dos apellidos y nombre de uno de los socios fundadores seguido de un código alfanumérico más “Sociedad Limitada de Nueva Empresa” o “SLNE”

-El Capital no podrá ser inferior de 3.012 euros ni superior a 120.202 euros, solo aportaciones dinerarias.

-La constitución es más rápida.

-Requiere un máximo de cinco socios

-La constitución es más rápida.

 

5º) Sociedad Anónima:

-Con respecto a la denominación de la sociedad, no puede coincidir con otra existente, se deberá solicitar una certificación negativa al Registro Mercantil, y al nombre se le añadirá la expresión “Sociedad Anónima” o “SA”.

-El Capital estará dividido en acciones, y no será inferior a 60.000 euros, íntegramente suscrito y desembolsado en al menos un 25% en su constitución.

-Las aportaciones podrán ser dinerarias  o no dinerarias.

-No necesitara de un número mínimo ni máximo de socios

-Es más compleja la constitución y gestión, ya que existen órganos de gobierno, gestión y representación.

-La responsabilidad es limitada.

 

6º) Sociedad Laboral:

Se trata de sociedades anónimas o limitadas en las que la mayoría del capital social está en manos de los trabajadores que prestan en ellas servicios a través de una relación laboral de carácter indefinido.

-Denominación libre, seguida de “Sociedad Anónima Laboral” “SAL” o “Sociedad Limitada Laboral” “SLL”, según corresponda.

-Necesario un mínimo de 3 socios para su constitución, ya que no pueden superar 1/3 del capital ningún socio

-Existen dos tipos de socios: por un lado los trabajadores que tienen que tener más del 50% del capital, y los generales o no trabajadores que constituirán el resto de capital.

-Estas sociedades disponen de ayudas, subvenciones o bonificaciones de impuestos.

-La tributación es a través del Impuesto de Sociedades.

 

Existen otras sociedades más complejas como la sociedad de  cooperativas, comanditarias, comunidad de bienes, etc, que ya estudiaremos en otro artículo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Propiedad Horizontal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s