¿Qué derechos nos confiere el registro de una marca?

 

Artículo publicado en el periódico digital La Nueva Ruta del Empleo.

Cada vez se dan más casos depersonas que utilizan indebidamente marcas registradas para servicios o productos similares, pudiendo implicar un aprovechamiento indebido o un menoscabo del carácter distintivo o de la notoriedad o renombre de dicha marca registrada.

En estos casos nos planteamos las siguientes cuestiones: ¿Qué podemos hacer cuando alguien utiliza nuestra marca registrada sin nuestro consentimiento? ¿Qué acciones podemos ejercitar?

Si otra persona diferente utiliza un signo distintivo idéntico al nuestro para servicios o productos similares, puede provocar gran confusión frente a terceros, y en consecuencia la posible pérdida de clientes y gran perjuicio económico. No debemos permitir que otras personas sin interés legitimo se aprovechen de la reputación de nuestra marca, clientes, esfuerzo y nuestro trabajo. A continuación veremos que acciones podemos ejercitar frente a estas personas.

El titular de una marca registrada adquiere un derecho de propiedad sobre la misma, que presenta dos aspectos:

  • El aspecto positivo, implica que el titular de la marca dispone en exclusiva a utilizar la marca en el trafico económico
  • El aspecto negativo, es que el titular de la marca podrá prohibir que los terceros, sin su consentimiento, utilicen en el tráfico económico, el uso de un signo idéntico o confundible con la marca, el llamado ius prohibendi.


El aspecto negativo del derecho de marca, se extiende a:

  • Cualquier signo idéntico a la marca para productos o servicios idénticos a aquellos para los que la marca esté registrada.
  •  Cualquier signo que por ser idéntico o semejante a la marca y por ser idénticos o similares los productos o servicios implique un riesgo de confusión del público; el riesgo de confusión incluye el riesgo de asociación entre el signo y la marca.
  • Cualquier signo idéntico o semejante para productos o servicios que no sean similares a aquellos para los que esté registrada la marca, cuando ésta sea notoria o renombrada en Españay con la utilización del signo realizada sin justa causa se pueda indicar una conexión entre dichos bienes o servicios y el titular de la marca o, en general, cuando ese uso pueda implicar un aprovechamiento indebido o un menoscabo del carácter distintivo o de la notoriedad o renombre de dicha marca registrada.

Los requisitos que se exigen para entablar acciones legales contra quien viola nuestro derecho de marca, son los siguientes:

  1. Ser titular registral de una marca.
  2. Hacer un uso efectivo y real de la marca.
  3. Que un tercero, sin consentimiento del titular registral, utilice en el tráfico económico un signoidéntico a la marca para distinguir  productos o servicios idénticos o semejante.


El plazo para ejercitar las acciones legales derivadas de la violación del derecho de marca prescriben a los cinco años, contados a partir del día en que tengamos conocimiento de la infracción de nuestro derecho. 

La indemnización de daños y perjuicios solamente podrá exigirse en relación con los actos de violación realizados durante los cinco años anteriores a la fecha en que se ejercite la correspondiente acción.Existen las obligaciones de uso de la marca, por la que debe hacerse un uso efectivo y real de la marca antes de cinco años contados desde la fecha de publicación de su concesión.Las acciones por violación del derecho de marca son las siguientes:En primer lugar, antes de ejercitar las acciones civiles y penales ante los tribunales, debemos notificar requerimiento por escrito al infractor, de una manera fehaciente, conteniendo, al menos, el derecho que nos ampara, la lesión que nos está ocasionando y, solicitar que cese en su conducta.

En segundo lugar, de no resultar satisfactoria la medida del requerimiento, el titular de una marca registrada podrá ejercitar ante los órganos jurisdiccionales las acciones civiles o penales que correspondan contra quienes lesionen su derecho y exigir las medidas necesarias para su salvaguardia.

Las acciones civiles que puede ejercitar el titular de la marca:

  1. La cesación de los actos que violen su derecho.
  2. La indemnización de los daños y perjuicios sufridos.
  3. Que se retiren del tráfico económico los productos, embalajes, envoltorios, material publicitario, etiquetas u otros documentos en los que se haya materializado la violación del derecho de marca y el embargo o la destrucción de los medios principalmente destinados a cometer la infracción.
  4. La destrucción o cesión con fines humanitarios de los productos ilícitamente identificados con la marca que estén en posesión del infractor.
  5. La atribución en propiedad de los productos, materiales y medios embargados.
  6. La publicación de la sentencia a costa del condenado mediante anuncios y notificaciones a las personas interesadas.

Por último, para la oposición a marcas idénticas o semejantes a la ya registrada podremos ejercer acciones legales, presentando un escrito de oposición ante la Oficina donde se registró la marca(OEPM, OAMI).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internet, LSSI, Mercantil, Propiedad Industrial, Propiedad Intelectual y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s