¿En caso de separación/divorcio a quién corresponden los gastos derivados de los traslados para ejercer el régimen de visitas cuando ambos cónyuges residen en localidades muy distantes?

Hasta la Sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 26 de mayo de 2.014, existía jurisprudencia contradictoria entre las diferentes Audiencias Provinciales sobre el reparto de las cargas de estos desplazamientos.

Por ello, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha determinado cuál sea la doctrina aplicable al caso y la procedencia, y para ello, la Sala se ajusta a dos principios generales en esta materia:

1º.- El interés al menor, art. 39 Constitución y art. 92 Código Civil.                               “Es esencial que el sistema que se establezca no pierda de vista el interés del menor, de forma que no dificulte su relación con cada uno de los progenitores”.

2º. –El reparto equitativo de cargas, art. 90 c) y art. 91 del Código Civil.                    “Es preciso un reparto equitativo de cargas, de forma que ambos progenitores sufraguen los costes de traslado de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, teniéndose en cuenta sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc”.

Hasta el momento, en la gran mayoría de los casos, estos gastos lo asumía el progenitor no custodio, al que le correspondía la recogida y entrega del menor en su domicilio, cuando le correspondía visitarlo.

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha fijado doctrina, a fin de que, como regla general, sean ambos los que se las realicen y no sea solamente el progenitor no custodio el que las asuma en exclusiva.

La Sala declara que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar, al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor y en su defecto:

1º.- Como sistema normal o habitual: Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita y el custodio lo retornará a su domicilio.

    2º.- Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

La sentencia también menciona que “estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberá conllevar una singularización de las medidas adoptables”.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Procesal Civil y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s