CLÁUSULA SUELO

¿Qué se entiende por cláusula suelo?

La cláusula suelo es una cláusula contractual incorporada a la escritura de préstamo hipotecario, que establece un límite mínimo al interés a aplicar en la cuota aunque el tipo de interés baje.

Esta cláusula perjudica al particular que solicita el préstamo, ya que aunque el tipo de interés baje o sea negativo, siempre se pagara el interés fijado.

La clausula suelo suele venir reflejado en la escritura de la siguiente manera: “En ningún caso el tipo de interés nominal anual resultante de cada variación podrá ser inferior al X% (cláusula suelo), ni superior al X% (cláusula techo).

¿Puedo reclamar las cantidades cobradas indebidamente por el Banco?

Se trata de una clausula abusiva, así las declaró el Tribunal Supremo a través de la Sentencia 241/2013, de 9 de mayo de 2.013.

El Tribunal admite la validez de tales cláusulas cuando cumplen los requisitos de especial transparencia exigible en los contratos celebrados con los consumidores.

Mediante dicha Sentencia las clausula suelo se consideran nulas si cumplen una serie de condiciones:

 “En definitiva, las cláusulas analizadas, no son transparentes ya que:

  1. a) Falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.
  2. b) Se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas.
  3. c) No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.
  4. d) No hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad –caso de existir- o advertencia de que al concreto perfil de cliente no se le ofertan las mismas.
  5. e) En el caso de las utilizadas por el BBVA, se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor (…)”.

Por otro lado, el Tribunal Supremo mediante dicha Sentencia, declaró No ha lugar a la retroactividad de esta sentencia, que no afectará a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni los pagos ya efectuados en la fecha de publicación de esta sentencia”.

En conclusión, la Sentencia del Supremo declaraba nula la cláusula suelo, pero limitaba la devolución de las cantidades ilegalmente cobradas por los bancos desde la fecha de la sentencia.

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europeo, mediante la sentencia de 21 de diciembre de 2.016, dictaminó en contra de la limitación de la retroactividad de la nulidad de las cláusulas suelos por lo que los bancos y cajas de ahorro están obligados a devolver todo el dinero cobrado ilegalmente por las cláusulas suelo desde la firma de la hipoteca. 

Dicha Sentencia dice “en contra de lo establecido por el Tribunal Supremo de España, e incluso de las conclusiones del propio Abogado General de la UE, Paolo Mengozzi, en el sentido de que la retroactividad de las devoluciones sólo debía aplicarse a partir de mayo de 2013, el Tribunal de la UE falla que:

“El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión”.

¿Cómo puedo reclamar dicha devolución?

Lo primero que debemos hacer es ponernos en contacto con la sucursal donde firmamos nuestra hipoteca, e intentar negociar dicha devolución.

Dicha reclamación podremos presentarla mediante una carta ante el servicio de atención al cliente de la entidad financiera, o allí por un cuestionario online.

La novedad que ha introducido el Real Decreto Ley 1/2017, de 21 de enero de 2.017, es que los bancos deberán crear en el plazo de un mes a partir de la entrada en vigor de la norma un departamento especializado para atender las reclamaciones que en esta materia formulen los consumidores, a las que deberán responder en un plazo máximo de tres meses a partir de su presentación.

Si en dicho plazo no se ha llegado a un acuerdo, o directamente el banco se niega a devolver las cantidades, tendremos que acudir a la vía judicial a través de una demanda encabezada por un letrado y procurador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consumidores y Usuarios, Familia, Procesal Civil, Propiedad Horizontal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s